07 ene

BodyZendo Nature

sendero-wallpaper-380281

Proyecto de investigación, creación y pensamiento que fusiona el cuerpo, el movimiento, el arte, con el medio ambiente y la cultura. Se desarrolla en entornos naturales, así como en travesías urbanas.

Exploración del paisaje de un modo que supone experimentarlo físicamente en la propia acción de caminar, correr, saltar, bailar, arrastrarse, escalar, lanzar, caer, etc…, proceso de registrar, reconocer, recrear sensaciones  como parte del arte. “el modo en que miras la vida”, y que no tiene nada que ver con la producción de objetos y la imagen de sí mismo.

Cada caminata “Sendero” puede considerarse una “forma de arte”, pero a diferencia de un “objeto de arte”, un paseo no puede venderse, experiencia real, no de situaciones ficticias ni de una manipulación de los medios. Para ello nos ayudaremos de las propuestas meditativas en quietud y movimiento, como base para la atención a lo que surge entre esta travesía y el propio caminar en la propia vida cotidiana. ¿Qué me aporta a mi cotidianidad? ¿Qué me llevo? ¿Qué recursos artísticos puedo aportar a mi propia creación de vida y búsqueda de placer?

Naturaleza, “el paisaje” como “paisajes y poéticas corporales”, es el presente y el futuro. Caminar es una actividad sagrada. Nos pone en contacto con nosotros mismos y con nuestro cuerpo y es, en general, una experiencia que eleva el espíritu. La lectura de textos, cuentos populares, poesías de frases recogidas durante la travesía a modo de diario, etc, nos pueden ayudar a integrar la experiencia del cuerpo. Es sagrado porque une la tierra, la mente y el cuerpo. Los humanos se unen con la naturaleza al caminar, al danzar, en el movimiento, en la quietud, en el silencio. Aunque los paseos pueden repetirse, los días nunca pueden repetirse. El tiempo es como un río que fluye. En una sola dirección. El entorno natural, ya sea la montaña, la costa, las llanuras, o, en definitiva, cualquier naturaleza, es en sí misma un tipo de obra de arte.

La experiencia integral de caminar o correr por la tierra se objetiva a través de la posterior producción artística a través de acciones conscientes: plantar un árbol, fotografía, perfomance, pintura, música, jugar con los elementos del trayecto. Al final las huellas del camino se quedan en el camino, se deja tal como está. Vivencia y experiencia per se.