17 abr

“Los Nacientes del Cuerpo” La Palma

IMG_20170328_110630

Poética Corporal de Recogida Grupal

” Vengo confusa, cerrada, acelerada

como un caballo que no acaba de coger el paso.

Expectante angustia,

confío en recuperar la bella despreocupación,

perder la llave en la hierba.

Repetir la historia no tiene gracia,

envejecer en los privilegios

de la esclavitud del trabajo

y la intolerancia heredada.

¡Anda liviana, vivaz!

¡Regálate el paso, del revuelo de una falda!

¡Rienda al cuerpo!

para crear…

inaugurar con un toque nuevo,

ver la probabilidad de la diferencia.

Entregarme a algo definitivo

vivir en el permiso y placer,

ese instante sin sombra ni memoria.

Transitarme con escucha propia

la profunda ternura

de mirarme, con los pies descalzos,

llenos de dolor,

líneas que evocan un habla común,

llenos de individualidad;

de abismos metafísicos,

diálogos verticales

y monólogos dramáticos.

Poesía de la experiencia corporal

restauro aquí y ahora

la totalidad que soy.

Ya no me siento escindida,

rotunda felicidad,

desaforada por la vida,

me doy el espacio.

Estoy divertida, conmigo,

sigo dándome forma a lo que soy.

Estoy preparada, madura,

pausada.”

17 abr

“Los Nacientes del Cuerpo” Tenerife

htyqmybzoci-angelina-litvin
Poética corporal de Recogida grupal:
“paisajes internos
de sabores sensitivos,
accedo a mis rincones
entro en detalle
al sentir del cuerpo,
sin exagerar, ni pensar.
Entro y ocupo el espacio
de las verdades en el aire,
asfixiada en la relación.
de lo tuyo, de lo mío, 
flotando en la duda,
sostengo la pregunta
el cuerpo como plegaria
y no hallo respuesta.
un tramo más…
lo que no se busca profundamente
difícilmente se encuentra.
En la danza de las sendas perdidas
bailan en secreto las vértebras
la justa controversia para seguir fluyendo
en la libre verdad del pie delcalzo.
Me voy a arriesgar
en este caos de hábitos contradictorios
a amar a alguien
a salir de la cueva.
No se puede hacer más
en materia de inmortalidad,
soy honesta conmigo
me perdono,
me tengo en cuenta
me atiendo en lo básico.
surge el amor profundo
por mi cuerpo, mis fuentes,
mis nacientes, mis puntos de partida…
encuentro fuerza sin músculo,
fuerza sutil.
Me atrevo a cambiar
mi forma de comunicarme 
con el mundo, contigo, conmigo
en cómo me lo cuento.
quiero entregarme
entre el deseo erótico y
la ostentación ascética,
entre exigencias extremas
y prudentes concesiones;
desde ahí encontrar
mi corazón pleno cada instante.
Me invito a salir
al espacio que abre
las paredes de mi alma,
mis límites son mi alimento.
Conecto desde la fortaleza,
en mi pie derecho ya no hay sangre
traigo lo femenino.
De repente…
hay un corazón para mi.
cierro los ojos, veo más claro.”