02 mar

Taller “La danza del cuidado“

3EF68FB1-7D31-4A5C-A244-9205EEEDA438

Breve compartir del taller celebrado el sábado 24 de febrero “La Danza del Cuidado”, dentro del programa “Hombres Semilla”. En esta ocasión tuvimos la fortuna de contar con Xavier Jimeno y Pere Peris. Hombres de extenso recorrido en esto del cuidado a jóvenes y familias, por su amplia labor docente y terapéutica. Reflexionamos de manera interdisciplinar sobre el cuidado oficial y el cuidado esencial. Ahondamos sobre cúal es el lugar de los hombres, en dónde estamos nosotros en este cuidado.
Nos convocamos en el círculo sagrado, en “Espacio Transkorpore”. Nos dispusimos sentados, sin barreras. Ofrecemos posibilidades de comunicación, compartimos lo que nos pasa con los otros, comprendemos nuestra naturaleza, dónde afloran las emociones. Discurre la propia vida en una sesión. El grupo lo hace más fácil, más rico. Un saber desde abajo. Compartimos la poética de los cuerpos que se desarrollan en estos talleres, palabras que juegan a representar la experiencia sencilla de algo esencial.

                                 “El Hombre Frontera”

Invitado a su silla
llega el hombre frontera
A la danza del cuidado.

A la guerra…
del sentir, de los sentidos.
Aislado, en su isla,
sin rastro humano.

Cuidador oficial,
de la tierra quemada.
Más nuevo soy yo,
sin número,
en el cuidado esencial.

Yo voy conmigo…
cuido mis labios,
mis risas…
Contacto con mi fragilidad
desde la mirada
que cuida.
Desde el reconocimiento
que tienen los dedos
de mis manos,
a la caricia que descansa en ellos.

Desde la fragilidad
busco mi virilidad
en tu mirada.
Porque tú eres mi espejo.
Desde el cuidado,
el abrazo que te alivia.
Tu mirada me sugiere a…

Un viaje mínimo,
con carácter, con energía propia.
Cada cual aprenda su juego…
de recursos, de nudos y texturas.
Mi tacto en tan potente que…
recuerda mi memoria,
el nombre con el que
siento que lo viejo
suena a nuevo
lo naciente…
lo que lo mantiene vivo.

El caminante explorador
no descubre
hasta que le descubren…
palabras que curan.

Llevar la iniciativa del juego,
ir por delante y…
no sé mucho.
En la gestión de lo incierto,
de lo confuso,
exploro los tríos.

Aprendiz de corsario
que viaja hacia el centro de la tormenta.
Necesitamos al otro para crecer
descubrir ser cuidado.

Mostrarme frágil me hace fuerte.
Comprado el encargo de ser hombre,
uno se entrena para ser débil.
Aplicarnos el cuento.

Volver a la adolescencia
y salir de la peor cárcel…
la que me construyo.
Necesito un hombre
que me empuja al horizonte.

El mártir que disfruta
recuperar las mejillas
sin dar la sangre
del hombre océano.

Hundido el marino que quise ser,
emerge el muñeco.
Un bálsamo para el Ser.

El caminante que pasa
me traspasa,
al camino tranquilo
de la contundente realidad que se escucha…
A veces tienes el acompañante del camino, otras no…
Otras sabes, o no

22 feb

Movimiento Auténtico

rozqj7cnlf4-steinar-la-engeland

A ciegas…

Comprendí.

A ser testigo de mi,

a través de la otra.

Mo-verme,

susurrar el aire,

entre la yema de los dedos.

Palpar la libertad

del ahora,

a salvo, segura.

11 feb

Hombres Semilla/ Enero 18’/ “el padre interno”

“Padre Interno”

Padre con gen dativo,
ausente, intermitente luz.
Oh gran Padre !!
te he buscado lejos,
en los confines de la locura.
Instalado en la queja,
mínimas son las palabras,
sin el afecto vehemente
que horada los silencios.
Desgañitada alma.

El caballo me desmontò a mí,
sensible a la caída…
se cayeron los castillos,
los mártires y los héroes.

Peleado con mi espiritualidad,
falto de energía, de amor…
Me cagó en su puta madre !!
El gran padre es una mentira,
una farsa…
Desprecio su poder,
la autoridad representada.

Tiene que ser más sencillo,
fácil, al alcance de la mano.
Mi propia ley en un soplo,
un atisbo de alegría en el corazón.
Nutro la frágil estancia
de la inocencia pura.

¿Dónde están mis raíces?
¿Cómo sentían ellos el vacío del corazón?
Agradezco tu valor, tu integridad, oh padre !!
Tú, que me enseñaste
el padre que ahora soy.
Aterrizo del tobogán
de la vulnerabilidad espinosa;
aceptando el conflicto,
el desencuentro.

Permito la ayuda del hermano…
mirada madura
que cuida la verde ternura
de helados inviernos.
Irreconocible fruto
intenso en la rama
se posa la mirada;
del que se adentra,
del que se ofrece,
del que se entrega…
a la negación de lo negado
del dolor obstinado
de la carencia originaria…
nacen los ideales de las pasiones.
Me hago cargo,
ahora sí…
de los senderos negados de la tristeza.
Miedo ubicado
en el orden patriarcal.
Danzo la confusión, el desengaño….
para encontrarme en el arraigo del abrazo
cálido del nosotros…
¿Cómo se miden las ganas de vivir?…
Vuelen y vuelvan a la tierra,
lluvia de sonoros besos.

11 feb

Hombres Semilla/ febrero 18’/ “el hombre sentido”

“El Hombre Sentido”

Cuando era niño
Danza el cardo azul
Fértil vastedad

Desdibujado
Sangra el valle rojo
Nido vacío

Pueril rabia
Resbala la envidia
La negra lombriz

Abandonado
Gesto sedimentado
Parásito fiel

Reafirmada
Humildad abonada
Baja el sol

Hemos llegado
Desinflados castillos
Firme sin peso

Soy hábito
Fragilidad del cambio
Huella constante

Tristes lágrimas
No sostienen el ego
Huerto sagrado

Aliento polar
Exceden las caderas
Hambre de vivir

04 dic

Hombres Semilla

Taller/Encuentro de “Hombres Semilla” Diciembre 17¨

Re-flexión poética corporal

“Esperanza en el naufragio”

Nos damos, por adelantado…
Erotizado de lo auténtico,
Me apropio de mi deseo
A través de las corazas
De los cuerpos cristalizados.
Me declaro no no hombre,
Pongo mi identidad
En los mapas sin cartografía.

Corro el riesgo
De ser defectuoso
Entre las contradicciones y efectos
De lo negativo, de lo dual.
Íntimo espacio
Dónde los sentimientos
Exploran los límites.
Este es mi lugar,
Es mi decisión,
Es una cuestión de vida.

Gozo de la entrega lúcida
Del cuerpo,
Obedezco a mis impulsos.
En el silencio del testigo,
Descubro el cuerpo
Dónde existen las cosas,
De primera mano
Sé.
Allá, donde la conciencia
Se percata a sí misma,
Me emborracho de la nada.

Los genitales en el corazón
Un golpe que me ubica
En los lugares
Dónde mastico
Mi existencia.
Retroceso al enfado,
Al susto, a la tristeza,
A la vulnerabilidad.
Sin forzar-me
Atravieso el primer impulso
De muerte.
Ya, despierto,
Sin culpa…
Descanso,
En la sólida inocencia.

Vértigo en el caos,
Canalizó la intensidad
Sin hacerme daño,
Cantando a la vida.
Conocerse está bien,
Ejercitarse está mejor.
Celebro lo que me ha traído
Hasta aquí…
Follados los obstáculos …
Huelo a gasolina.
Un camino por hacer,
Un rendirse completo.5B6C1A82-6206-4DE1-A380-E9C154ADAC48

04 jul

“El Animal Sagrado”

IMG_0872

“EL ANIMAL SAGRADO”

El animal huyó camino arriba.
Salió de su cobijo
en busca de una cima donde ladrarle al viento.
Distrajo su andadura
el apolíneo vuelo de alguna mariposa,
la hoja repentina,
que avisa de que hay sombras
que caerán contigo,
un pájaro de fuego que asola cuando canta.
Al final del trayecto
quizá no existan sendas,
ni perros, ni estaciones,
ni voces como incendios,
ni días cuarteados.
Tal vez allá en lo alto
solo aguarde la tierra
con su boca sedienta,
herida por el beso
de todo lo sagrado.

NICO

13 jun

Fin de la Infancia

ESCALERAS

Fin de la Infancia

Nunca pinté nada.

Jamás hice un poema.

No bailé mis esquinas

ni jugué mi placer erótico.

Deshojado, mohoso,

podrido…

Alienado y exorcizado

de la improvisación libre.

Suficiente en el estar.

Vulnerable en el ser.

Los sonidos y los silencios

de la carne desaparecen

para siempre.

Sin guion, con programa,

sin ideas, sin sentimientos,

con resultados tangibles.

Los nuevos yoes arrullan.

Sus cantos

fertilizan la confianza,

abren las llaves del juego,

de jugarse…

¿En dónde se desnuda la alegría?

Exploro mis rincones y esquinas

en un baile a escondidas.

Vuelvo a poblar la retina

a reorganizar el ojo

en crudos estallidos.

Lleno de resplandores,

de inspiración.

En la búsqueda del camino,

camino para encontrar-me.

17 abr

“Los Nacientes del Cuerpo” La Palma

IMG_20170328_110630

Poética Corporal de Recogida Grupal

” Vengo confusa, cerrada, acelerada

como un caballo que no acaba de coger el paso.

Expectante angustia,

confío en recuperar la bella despreocupación,

perder la llave en la hierba.

Repetir la historia no tiene gracia,

envejecer en los privilegios

de la esclavitud del trabajo

y la intolerancia heredada.

¡Anda liviana, vivaz!

¡Regálate el paso, del revuelo de una falda!

¡Rienda al cuerpo!

para crear…

inaugurar con un toque nuevo,

ver la probabilidad de la diferencia.

Entregarme a algo definitivo

vivir en el permiso y placer,

ese instante sin sombra ni memoria.

Transitarme con escucha propia

la profunda ternura

de mirarme, con los pies descalzos,

llenos de dolor,

líneas que evocan un habla común,

llenos de individualidad;

de abismos metafísicos,

diálogos verticales

y monólogos dramáticos.

Poesía de la experiencia corporal

restauro aquí y ahora

la totalidad que soy.

Ya no me siento escindida,

rotunda felicidad,

desaforada por la vida,

me doy el espacio.

Estoy divertida, conmigo,

sigo dándome forma a lo que soy.

Estoy preparada, madura,

pausada.”

17 abr

“Los Nacientes del Cuerpo” Tenerife

htyqmybzoci-angelina-litvin
Poética corporal de Recogida grupal:
“paisajes internos
de sabores sensitivos,
accedo a mis rincones
entro en detalle
al sentir del cuerpo,
sin exagerar, ni pensar.
Entro y ocupo el espacio
de las verdades en el aire,
asfixiada en la relación.
de lo tuyo, de lo mío, 
flotando en la duda,
sostengo la pregunta
el cuerpo como plegaria
y no hallo respuesta.
un tramo más…
lo que no se busca profundamente
difícilmente se encuentra.
En la danza de las sendas perdidas
bailan en secreto las vértebras
la justa controversia para seguir fluyendo
en la libre verdad del pie delcalzo.
Me voy a arriesgar
en este caos de hábitos contradictorios
a amar a alguien
a salir de la cueva.
No se puede hacer más
en materia de inmortalidad,
soy honesta conmigo
me perdono,
me tengo en cuenta
me atiendo en lo básico.
surge el amor profundo
por mi cuerpo, mis fuentes,
mis nacientes, mis puntos de partida…
encuentro fuerza sin músculo,
fuerza sutil.
Me atrevo a cambiar
mi forma de comunicarme 
con el mundo, contigo, conmigo
en cómo me lo cuento.
quiero entregarme
entre el deseo erótico y
la ostentación ascética,
entre exigencias extremas
y prudentes concesiones;
desde ahí encontrar
mi corazón pleno cada instante.
Me invito a salir
al espacio que abre
las paredes de mi alma,
mis límites son mi alimento.
Conecto desde la fortaleza,
en mi pie derecho ya no hay sangre
traigo lo femenino.
De repente…
hay un corazón para mi.
cierro los ojos, veo más claro.”